Material voluntario para las personas que ejercen la coordinación del Plan de Igualdad o desean hacerlo en un futuro.

1. Funciones, perfiles y estrategias de las personas responsables de la Coeducación en un Centro.

Información seleccionada de:http://www.juntadeandalucia.es/educacion/plandeigualdad

Web de la Unidad de Igualdad, Plan de Igualdad, Diagnóstico, Diagnóstico del Plan, Material para el diagnóstico del estado de la coeducación en los centros.

Si deseas descargar el documento completo pincha en el siguiente enlace:

Materiales para el diagnóstico del estado de la coeducación en los centros educativos” elaborado por David Sánchez Garrido, asesor del CEP de Anteuqera, dentro del curso para oordinadores y coordinadoras responsables de coeducación.

FUNCIONES

a) Promover un diagnóstico en el centro para conocer su realidad con respecto a la igualdad entre hombres y mujeres, identificando discriminaciones y estereotipos sexistas.

b) Proponer al Claustro y al Consejo Escolar medidas educativas que corrijan las situaciones de desigualdad por razón de sexo que hayan sido identificadas. Estas medidas y su desarrollo habrán de reflejarse en el Plan Anual de Centro.

c) Colaborar con las personas expertas en materia de género que se integre en el Consejo Escolar y en su caso, con el profesor o la profesora que imparta la asignatura optativa de “Cambios Sociales y Nuevas Relaciones de Género”.

d) Realizar un informe sobre la evolución y grado de desarrollo global de las medidas contempladas en el I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación, donde aparezcan reflejadas las propuestas de mejora para el curso siguiente. Dicho informe será incluido en la Memoria Final de curso del centro.

e) Colaborar con el Departamento de Orientación o, en su caso, con la Jefatura de Estudios, en la Programación del Plan de Acción Tutorial del centro, con la inclusión de sesiones de tutoría coeducativas, entre las que se incluirán aquellas dirigidas a la prevención de la violencia de género y a una orientación académica y profesional sin sesgo de género.

f) Cooperar con el Equipo Directivo del centro en la mediación y resolución de conflictos desde el respeto a la igualdad entre ambos sexos.

g) Asistir y participar en aquellas acciones formativas a las que se les convoque, relacionadas con las prácticas coeducativas y el desarrollo del I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación.

RASGOS Y COMPROMISOS DE LAS PERSONAS RESPONSABLES DE COEDUCACIÓN

1 Compromiso con los valores.

La coeducación no es un valor más, es el nombre que damos al conjunto de estrategias mediante las cuales se actúa sobre la jerarquía de género, con el objeto de eliminar todas las barreras mentales, culturales o estructurales que impiden el desarrollo integral, tanto de nuestros alumnos como de nuestras alumnas, a causa de la presión cultural que ejerce la existencia de estereotipos de género y de los comportamientos discriminatorios de quienes lo defienden. Para coeducar es necesario pues, desarrollar y asentar todo el compendio de valores existentes en nuestro alumnado: igualdad, paz, justicia, libertad, solidaridad, afectividad,respeto, cooperatividad...

Además, los valores no se enseñan ni aprenden si no es a través de metodologías y actividades que exijan ponerlos en práctica de forma real. De este modo, el principio de actividad se convierte al mismo tiempo en medio y fin en una escuela coeducativa.

Experiencia profesional y formación.

La realidad escolar derivada de los tipos de organizaciones escolares, las dinámicas propias de las interrelaciones sexuales en la escuela, los diferentes modelos pedagógicos existentes en un profesorado diverso o la calidad de la participación de los padres y madres en los procesos de enseñanza y aprendizaje de sus hijos e hijas; son algunos de los factores cuyo conocimiento resulta imprescindible para el ejercicio eficaz de las funciones correspondientes a los responsables de coeducación. Y, dado que estos ámbitos están en constante evolución, sólo a través de una experiencia profesional lo suficientemente dilatada y múltiple puede obtenerse una perspectiva adecuada. No obstante, las carencias que la experiencia profesional no haya podido ofrecer pueden ser cubiertas mediante la formación permanente.

Conocimiento contextual del centro donde realiza su labor.

Incluso disponiendo de los recursos que la experiencia y la formación puede darnos,podemos encontrarnos con falta de sintonía en las medidas que pongamos en marcha si no son las apropiadas para el contexto cultural y la idiosincrasia del alumnado en que se aplican. Así, podemos encontrarnos con cuatro tipologías de alumnado en una primera clasificación general: rural, urbano, de compensación, intercultural.

Incluso, pueden existir características adicionales que potencien o mediaticen nuestra labor, como por ejemplo el tratarse de un centro concertado, privado o público.

Capacidad de argumentación y de convocatoria en el claustro del profesorado.

El respeto a los modelos educativos defendidos, no sólo por padres y madres, sino también por parte del equipo directivo o del profesorado; junto a la tolerancia cero ante conductas y posturas claramente contrarias a la igualdad de género, habrán de exigir en los coordinadores y coordinadoras de coeducación una gran capacidad de argumentación de los principios y fundamentos en los que se basa el modelo de escuela coeducativa que se pretende, ante una amplia gama de posibles situaciones. Si el responsable de coeducación carece de capacidad de convocatoria en su claustro, el plan de coeducación del centro adolecerá de credibilidad y se convertirá en sólo un trámite administrativo.

Capacidad de análisis y de evaluación de actuaciones y procesos educativos.

No sólo durante la crucial etapa de realización de un diagnóstico realista y fiable que dirija adecuadamente la elección y ejecución de medidas adoptadas, también durante el propio desarrollo de tales medidas y al final de las mismas. La objetividad y la reflexión continua ante los resultados y aportaciones de las demás personas implicadas, asegurarán la eficacia de las medidas en las etapas siguientes.

Capacidad de creación e innovación.

Sobre el tema de la coeducación hay bastante escrito o desarrollado en nuestro país. Aunque lo que hay, hace referencia a apartados específicos de una temática que es mucho más amplia de lo que en un principio nos parece. Existen experiencias de coeducación en áreas curriculares específicas o ejes transversales como coeducación en educación física, la educación sexual, la nueva asignatura de “cambios sociales y nuevas relaciones de género”, el uso de un lenguaje no sexista, aplicación de las nuevas tecnologías a la coeducación, los beneficios de la enseñanza mixta, aportaciones de mujeres en la historia, algunas experiencias de aprendizaje mixto de tareas domésticas... Pero aún faltan experiencias en España relacionadas con el avance de la coeducación desde perspectivas integrales donde se impliquen a todos los elementos de la comunidad educativa (padres y madres, profesorado, alumnado, administraciones, medios de comunicación) e influyan en todos los pilares de nuestro sistema educativo (plan de acción tutorial, orientación, reglamento organización y funcionamiento, resolución de conflictos, contenidos curriculares, AMPA´s, formación del profesorado, etc). Tal objetivo, en principio aparentemente pretencioso, es el que subyace tras la aprobación del paquete de medidas del I Plan Andaluz de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación por el que surge la figura del responsable de educación en los centros.

Ante esta realidad, se necesita que dichos responsables manifiesten dotes de creación e innovación de materiales contextualizados que complementen a los ya existentes.

Tanto mujeres como hombres.

Lo que parece obvio, dada la especificidad del tema, se hace necesario el ser resaltado. Se debe propiciar que la elección de la responsabilidad de la coeducación en un centro recaiga en aquel profesor o profesora que reúna el mayor número de características posibles de las mencionadas en los apartados anteriores. Lo más importante es que el cargo recaiga en cualquier profesor o profesora que presente interés y deseos de acometer las funciones, ya que las carencias que posea pueden satisfacerse a continuación, con la formación adecuada. Es también aconsejable la presencia de hombres realizando estas funciones a fin de que la temática no quede tildada de “problema de un solo sexo”. La presencia de un número mayor de mujeres que de hombres asumiendo estas responsabilidades podría representar una manifestación más de las formas de discriminación que precisamente la coeducación quiere combatir y erradicar.

Para que la igualdad de género se haga efectiva deben darse dos hechos de forma paralela y simultánea: la denuncia y reivindicación de modelos igualitarios por parte de las mujeres y la creación de una mayoría de hombres que no sólo acepten este modelo por justicia o solidaridad, sino también por pleno convencimiento de que es lo mejor para toda la sociedad y, también, para los propios hombres quienes, en alguna forma, son víctimas igualmente de la falta de equivalencia de género y de los imperativos de los estereotipos culturales de género, en cuanto restringen las posibilidades de desarrollo personal e integral en los seres humanos.

Conocimiento del I Plan de Igualdad de Hombres y Mujeres en Educación.

Se trata de un profesor sin carga tutorial en centros de secundaria.

El o la responsable no puede tener carga tutorial, recibirá un certificado equivalente en puntos a la Coordinación de ciclo o a las Jefaturas de Departamento. La disponibilidad horaria se concreta en primaria, al quedar liberado de las guardias de recreo y en las horas no lectivas de obligada permanencia en el centro. En secundaria, al quedar libre del horario de guardia y en las horas no lectivas de obligada permanencia en el centro.

10 Valentía y resistencia.

Estas dos características personales y profesionales habrán de acompañar al coordinador o coordinadora ante la posible reacción negativa o falta de colaboración en los círculos de la comunidad educativa, incluida la formada por el profesorado. Ambos rasgos corresponden, en sí mismos, tanto al perfil como a las estrategias de actuación.

CUATRO REACCIONES PERSONALES ANTES DE LA DESVELACIÓN Y SEIS MÁS TRAS LA CONCIENCIACIÓN DE LA FALTA DE EQUIVALENCIA DE GÉNERO.

Prácticamente todas las culturas, incluidas las occidentales, educan a su ciudadanía con modelos de realización personal masculinos y femeninos influidos por estereotipos de género que reproducen la desigualdad. Señalamos cuatro prototipos distintos de personas, hombres o mujeres, según su forma de reaccionar ante los cambios propuestos por los defensores de la coeducación, antes de que la desvelación les haga modificar su enfoque sobre el tema:

1. El misógino o la misóginaEste tipo de persona manifiesta odio y rechazo hacia las mujeres y, por allende, hacia todos los rasgos que conforman el estereotipo de la feminidad. Como consecuencia, es incapaz de establecer relaciones intrasexuales o intersexuales igualitarias, que no desemboquen en expresiones o actos de violencia psicológica o física hacia ellas.

2. El contrario o la contraria. Defiende de forma acérrima la cultura patriarcal antropocéntrica. Busca justificar con argumentos, culturales o biológicos, las inconveniencias de los modelos igualitarios. Ridiculiza y obstaculiza el trabajo y el discurso igualitario, aunque no de forma explícitamente violenta.

3. El conservador o la conservadora. No se pregunta ni ve necesidad alguna de romper con los estereotipos de género. Se siente molesto o molesta cuando escucha argumentos o datos que desvelan las desigualdades y, aunque respeta las opiniones de los demás, no las comparte. Se conforma con la propuesta cultural imperante, a la que considera natural y no negativa.

4. El simpatizante o la simpatizanteComienza a ser crítico con las desigualdades que descubre, tanto a su alrededor como en su propio círculo, pero aún combina la necesidad de cambio con actitudes de conservadurismo. Siente cierto “vértigo” ante el conjunto de medidas personales y colectivas que proponen las personas que defienden la necesidad de cambio.

 

SEIS NIVELES DE COMPROMISO DESPUÉS DE LA DESVELACIÓN

El proceso de compromiso y responsabilidad de cualquier persona con la igualdad de género, se produce de forma gradual, mediante la adquisición de niveles, y sigue un camino semejante al que a continuación se sugiere.

1. El iniciado o la iniciada

DESVELACIÓN = Conjunto de estrategias y medidas dirigidas a hacer visible y patente las diferencias entre sexos, los estereotipos de género, los roles de género y las consecuencias que conllevan a niveles familiares, escolares, culturales, personales y sociales.

No se puede resolver un problema si antes no se ve su existencia”

Ortega y Gasset

2. EL convencido o la convencida

CONCIENCIACIÓN = Conjunto de estrategias y medidas dirigidas, tanto al profesorado como al alumnado, a fin de impulsar el paso de un conocimiento pasivo de la problemática a un posicionamiento activo y comprometido en los diferentes ámbitos relacionados con la coeducación.

Todos los caminos comienzan por un decidido y comprometido primer paso”

Un viajero

3. El militante o la militante

ACTUACIÓN = Conjunto de estrategias y medidas directas o indirectas, realizadas con el propósito de desmontar estereotipos de género o cualquier otro tipo de obstáculos que impidan el desarrollo integral de cada alumno o alumna, por todo handicap relacionado con su identidad sexual.

Piensa globalmente y actúa localmente”

ONG´s

4. El sabio o la sabia

FORMACIÓN = Conjunto actividades formativas que realiza el profesorado a fin de mejorar sus conocimientos pedagógicos y científicos y dotarse de los últimos recursos y estrategias adecuadas para desarrollar la educación de calidad e igualdad que defiende una escuela coeducativa.

Los cambios en la formación generan procesos de análisis y solución”

Fº Imbernón

5. El estratega o la estratega

COMPENSACIÓN = Aquella estrategia o principio al que termina llegando el profesorado coeducativo cuando observa que, para alcanzar los objetivos finales de la formación integral y la igualdad partiendo de las desigualdades sociales de género, es necesario tomar medidas y actuaciones diferenciadas e intencionadas, aparentemente desiguales, que incidan de forma positiva en los procesos coeducativos para cambiar las actitudes, las tendencias y el curso de la educación, en lugares donde se comprueba que son imposibles de cambiar mediante intervenciones tradicionales.

PARADOJA DE LA IGUALDAD: “Cuando se parte de situaciones desiguales, el verdadero trato igualitario exige un trato diferenciado”

6 El modelo

EJEMPLO = Principio obvio en la profesión docente ante el aprendizaje por modelado que siempre escoge el alumnado de cualquier edad.

Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás, es la única”