Módulo 1: Introducción a la PRL.

  1. INTRODUCCIÓN.

    Se entiende por PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES como el conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.


    Esto requiere analizar y evaluar, mediante un conjunto de técnicas, las modificaciones mecánicas, físicas, químicas, biológicas, psíquicas, sociales, etc. que se producen en el medio laboral, con el fin de determinar en qué grado positivo o negativo afectan a la salud del trabajador.

    Este módulo tiene la finalidad de ofrecer una visión de conjunto que permita comprender mejor el trabajo y los daños que puedan derivarse de unas condiciones laborales inadecuadas.

    Por otra parte, se pretende dar a conocer una idea general de los derechos y deberes de los trabajadores en esta materia, así como la reglamentación básica existente en sus respectivos puestos de trabajo.
    Imagen 10


  2. CONCEPTOS BÁSICOS DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO.

    1. EL TRABAJO.

      El trabajo es la actividad que realiza el hombre transformando la naturaleza para su beneficio, buscando satisfacer distintas necesidades humanas: la subsistencia, la mejora de la calidad de vida, la posición del individuo dentro de la sociedad, la satisfacción personal...

      Esta actividad de trabajo puede ocasionar también efectos no deseados sobre la salud de los trabajadores, ya sea por la pérdida o ausencia de trabajo (ya que la precariedad del mercado laboral y el paro pueden suponer un importante problema para la salud, con repercusiones individuales, familiares o sociales) o por las condiciones en que el trabajo se realiza (accidentes, enfermedades y daños para la salud derivados del entorno laboral).Imagen 1

    2. LA SALUD.

      La Organización Mundial de la Salud (OMS), define la salud como "el estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad".

      Partiendo de esta base, la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) y la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) consideran que la salud laboral tiene la finalidad de fomentar y mantener el más alto nivel de bienestar físico, mental y social de los trabajadores de todas las profesiones, prevenir todo daño a la salud de éstos por las condiciones de trabajo, protegerles en su empleo contra los riesgos para la salud y colocar y mantener al trabajador en un empleo que convenga a sus aptitudes psicológicas y fisiológicas. En suma, adaptar el trabajo al hombre y cada hombre a su trabajo.

    3. EL TRABAJO Y LA SALUD.

      Es evidente que el trabajo y la salud están estrechamente relacionados, ya que el trabajo es una actividad que el individuo desarrolla para satisfacer sus necesidades, al objeto de disfrutar de una vida digna. También gracias al trabajo podemos desarrollarnos tanto física como intelectualmente.

      Junto a ésta influencia positiva del trabajo sobre la salud existe otra negativa, la posibilidad de perder la salud debido a las malas condiciones en las que se realiza el trabajo, y que pueden ocasionar daños a nuestro bienestar físico, mental y social (accidentes laborales, enfermedades ...).


      Imagen Salud

      Por tanto, podríamos decir que los riesgos son aquellas situaciones que pueden romper el equilibrio físico, psíquico y social de los trabajadores. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales define el término riesgo laboral de la siguiente manera:

      • Riesgo laboral: Posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. La calificación de su gravedad dependerá de la probabilidad de que se produzca el daño y de la severidad del mismo.

      Existe otro concepto habitualmente relacionado con la prevención de riesgos y que frecuentemente se confunde al asemejarse al concepto de riesgo. Es el término peligro.

      • Peligro: Propiedad o aptitud intrínseca de algo (por ejemplo, materiales de trabajo, equipos, métodos o prácticas laborales) para ocasionar daños.
      Imagen 3Veamos un ejemplo de riesgo y de peligro:
      • Riesgo: exposición de un trabajador a radiaciones ionizantes. Dependiendo de las medidas preventivas existentes, del tiempo de exposición, de la cantidad de radiación recibida, este trabajador tendrá más o menos probabilidades, quizás ninguna, de sufrir un daño.
      • Peligro: la radiación ionizante, tiene siempre una capacidad propia de penetrar en la materia, en el cuerpo humano, y producir daños a los trabajadores.

        En materia de prevención si se quiere ser eficaz se tratará prioritariamente de:

        • Evitar los Riesgos.
        • Evaluar los que no se puedan Evitar.
        • Combatir los riesgos en su Origen.

        Y así, ir aplicando los principios generales de la acción preventiva indicados en el artículo 15 de la L.P.R.L.

    4. CONDICIONES DE TRABAJO.

      Los riesgos para la salud de los trabajadores no son algo natural o inevitable, sino que normalmente son consecuencia de unas condiciones de trabajo inadecuadas. Las condiciones de trabajo son cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y la salud del trabajador.

      Estas condiciones de trabajo no son las únicas posibles, sino que son el producto de unas determinadas formas de organización empresarial, relaciones laborales y opciones socioeconómicas.

      Son condiciones de trabajo:

      • Las características generales de los locales, instalaciones, equipos, productos y demás útiles existentes en el centro de trabajo.
      • La naturaleza de los agentes físicos, químicos y biológicos presentes en el ambiente de trabajo y sus correspondientes intensidades, concentraciones o niveles de presencia.
      • Los procedimientos para la utilización de los agentes citados anteriormente que influyan en la generación de los riesgos.
      • Todas aquellas características del trabajo, incluidas las relativas a su organización y ordenación, que influyan en la magnitud de los riesgos a que esté expuesto un trabajador.
        Imagen 4
        Frente a esta situación, la prevención de riesgos laborales se plantea como el conjunto de medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de eliminar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.

        Teniendo como referencia esta definición, actualmente no queda ninguna duda de que para afrontar la problemática de la prevención de los riesgos laborales, es imprescindible hacerlo desde una perspectiva integral, teniendo en cuenta el conjunto de factores que están presentes en la realización de una tarea y que puedan influir sobre el bienestar físico, mental y social de los trabajadores, determinando las condiciones de trabajo.

    5. OTROS CONCEPTOS DE INTERÉS.

      A continuación se indican una serie de conceptos para los que tendrás que buscar su definición (no es complicado para nada en google, wikipedia, etc...), escribirlo en un documento de texto, y enviarlo al tutor como tarea en el siguiente paso del curso:
      • Accidente de trabajo
      • Accidente de trabajo in itinere
      • Enfermedad profesional
      • Incidente
      • Estrés laboral
      Imagen 5
  3. MARCO JURIDICO.

    En la actualidad la Ley de Prevención de Riesgos Laborales es el pilar fundamental en el que se asienta toda la normativa española sobre seguridad y salud en el trabajo.
    La propia Ley señala que la normativa sobre prevención de riesgos está constituida por dicha Ley (como marco general), sus disposiciones de desarrollo o complementarias (Real Decreto, Orden Ministerial ...) y otras normas, de carácter legal o Convenios Colectivos, que establezcan la adopción de medidas preventivas en el ámbito laboral (normas de industria, medio ambiente, sanidad, obras públicas...).Imagen 6

    El sistema de fuentes del derecho de la seguridad y salud laboral responde al siguiente esquema:

      • Fuentes del derecho interno del Estado
        • La Constitución española
        • La Ley
        • El Reglamento
      • Fuentes internacionales
        • Normas internacionales en sentido estricto
        • Derecho comunitario europeo
      • Fuentes de origen profesional: los Convenios Colectivos de Trabajo
      • La Jurisprudencia



    1. Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995, de 8 de Noviembre. B.O.E. del 10/XI/95)

      Establece el cuerpo básico de garantías y responsabilidades necesarias para asegurar un adecuado nivel de protección de la salud y la seguridad de los trabajadores.

      El Art. 15 de la Constitución Española, refleja el derecho fundamental a la vida e integridad física de toda persona, que se consigue, centrándonos en la materia que nos ocupa, con la protección de la seguridad y salud de los trabajadores, como también refleja el art. 40.2. Los poderes públicos están obligados a ejecutar una política protectora de la salud de los trabajadores.

      Basándose en lo anterior se asienta la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

      Dentro de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en su capítulo tercero, se destacan los derechos y obligaciones tanto de los empresarios como de los trabajadores en el ámbito de la prevención, recalcando la importancia de los poderes públicos en esta materia, que fomentarán las medidas necesarias para evitar los accidentes de trabajo y las enfermedades laborales.

      1. El empresario.

        El empresario tiene una serie de deberes sobre la seguridad y salud de sus trabajadores.

        La regulación de la forma de actuación del empresario la encontramos en el Art. 15.1 de la LPRL, donde nos indica que el empresario:Imagen 7

        • Evitará riesgos, estudiando los que pueden darse en su empresa, utilizando para ello criterios objetivos y subjetivos. Para conseguir esto es necesaria una política preventiva permanente.
        • Tendrá la obligación de evaluar los riesgos, adoptando un plan de prevención en la empresa.
        • También estará obligado a combatir los riesgos en origen.
        • Procurará adaptar el trabajo a la persona, facilitando al trabajador las técnicas y medios precisos para evitar el riesgo de su puesto de trabajo.
        • Siempre hay que saber que las medidas de protección colectiva se anteponen a las de protección individual. Hay que intentar proteger a la mayor cantidad de gente, antes de proceder a la siguiente barrera frente a los riesgos. Sólo si los riesgos no pueden ser neutralizados con medios colectivos, se acudirá a la protección individual. Aquí también encontramos el deber de información, de formación a los trabajadores, y de evaluación de los equipos de trabajo, así como con la obligación de velar por el uso efectivo de los mismos.

      2. Los trabajadores.

        Los derechos de los trabajadores parten de las obligaciones de los empresarios, tales como el derecho a formación e información en materia de seguridad laboral, derecho a que se les faciliten los equipos de protección individual adecuados, etc... En cuanto a las obligaciones de los trabajadores, quedarían derivadas del art. 29 de la LPRL, donde se expone la existencia de una obligación genérica de “velar tanto por su seguridad como por la de sus compañeros”.
        Imagen 8
        • Usar adecuadamente las máquinas, aparatos, herramientas, sustancias peligrosas, equipos de transporte y en general cualquier otro medio con los que desarrollen su actividad.
        • Utilizar correctamente los medios y equipos de protección facilitados por el empresario.
        • Utilizar debidamente los dispositivos de seguridad existentes.
        • Informar de inmediato a un superior jerárquico directo cualquier situación que entrañe un riesgo para la seguridad.
        • Contribuir al cumplimiento de las obligaciones establecidas por la autoridad competente con el fin de proteger la seguridad y salud de los trabajadores.
        • Cooperar con el empresario.
        • Seguir las enseñanzas en materia de formación facilitadas por el empresario.


    2. Normativa de desarrollo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

      El artículo 6 de la Ley propone un conjunto de reglamentos sobre distintas materias como: requisitos mínimos que deben reunir las condiciones de trabajo, limitaciones y prohibiciones sobre las operaciones y procesos con agentes peligrosos para la seguridad y salud de los trabajadores, procedimientos de evaluación de riesgos, procedimientos de evaluación de riesgos, organización y control de los Servicios de Prevención ...

      En la actualidad, los reglamentos principales que se han dictado para el desarrollo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales son:

      • Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero (B.O.E. 31/I/97) por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención. Aborda el tema de la evaluación de riesgos como punto de partida para la planificación de las actividades preventivas en la empresa, a través de alguna de las modalidades de organización de la prevención que se regulan en función del tamaño de la empresa y de los riesgos o de la peligrosidad de las actividades que se desarrollen en la misma. Incluye las capacidades y aptitudes exigidas para desarrollar la prevención.

      • Real Decreto 485/1997, de 14 de Abril, (B.O.E. 23/IV/97) sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo. Garantiza que en los lugares de trabajo exista una adecuada señalización de seguridad y salud siempre que los riesgos no puedan evitarse o limitarse suficientemente a través de medios técnicos de protección colectiva o de medidas, métodos o procedimientos de organización del trabajo.

      • Real Decreto 486/1997, de 14 de Abril, (B.O.E. 23/IV/97) por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. Establece criterios de carácter general que garanticen la seguridad y salud en los lugares de trabajo, de forma que de su utilización no se deriven riesgos para los trabajadores.

      • Real Decreto 487/1997, de 14 de Abril, (B.O.E. 23/IV/97) sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe riesgos, en particular dorsolumares, para los trabajadores. Garantiza la protección frente a los riesgos derivados de las operaciones de transporte o sujeción de cargas por parte de uno o varios trabajadores (levantamiento, colocación, empuje, tracción o desplazamiento).

      • Real Decreto 488/1997, de 14 de Abril, (B.O.E. 23/IV/97) sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización. Regula la protección frente a los riesgos para la vista, problemas físicos y de carga mental derivados de la utilización de equipos provistos de pantallas de visualización de datos.

      • Real Decreto 664/1997, de 12 de Mayo, (B.O.E. 24/V/97) sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo. Establece las disposiciones mínimas aplicables a las actividades en las que los trabajadores estén o puedan estar expuestos a agentes biológicos debido a la naturaleza de su tarea o puesto de trabajo.

      • Real Decreto 665/1997, de 12 de Mayo, (B.O.E. 24/V/97) sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo. Establece las disposiciones mínimas aplicables a las actividades en las que los trabajadores estén o puedan estar expuestos a agentes cancerígenos debido a la naturaleza de su tarea o puesto de trabajo, sin perjuicio de aquellas disposiciones específicas relativas los riesgos derivados de exposiciones a amianto, cloruro de vinilo monómero, prohibición de determinados agentes cancerígenos, o protección sanitaria contra radiaciones ionizantes.

      • Real Decreto 773/1997, de 30 de Mayo, (B.O.E. 12/VI/97) sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual. Señala los requisitos mínimos de seguridad y salud para la elección, utilización por los trabajadores y mantenimiento de los equipos de protección individual.
        Imagen 9
      • Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. Es aplicable a todos los equipos utilizados en el trabajo, y complementaria e inseparable de las disposiciones que regulan la comercialización de dichos productos.

      Asímismo, existe otra normativa técnica complementaria a la LPRL, para riesgos más concretos como pueden ser ruido, vibraciones, exposición a cloruro de vinilo monómero, etc...

     

Última modificación: domingo, 15 de abril de 2007, 16:08