Los Equipos de Protección Individual

LOS EQUIPOS DE PROTECCIÓN PERSONAL.

El artículo 14 de la ley de Prevención de Riesgos Laborales establece, entre los principios generales de la actividad preventiva, que el empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención combatiendo los riesgos en su origen y adoptando medidas que antepongan la protección colectiva a la individual.

El Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual establece las medidas destinadas a garantizar la elección, utilización por los trabajadores en el trabajo y mantenimiento de los equipos de protección individual.

Equipo de protección individual es cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud, así como cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin.

No tienen la consideración de equipos de protección individual:

  • La ropa de trabajo corriente y los uniformes que no estén específicamente destinados a proteger la salud o la integridad física del trabajador.
  • Los equipos de los servicios de socorro y salvamento.
  • Los equipos de protección individual de los militares, de los policías y de las personas de los servicios de mantenimiento del orden.
  • Los equipos de protección individual de los medios de transporte por carretera.
  • El material de deporte.
  • El material de autodefensa o de disuasión.
  • Los aparatos portátiles para la detección y señalización de los riesgos y de los factores de molestia.
Uniformes

Los equipos de protección individual deben proporcionar una protección eficaz frente a los riesgos que motivan su uso, sin suponer por si mismos u ocasionar riesgos adicionales ni molestias innecesarias

Así, los equipos de protección individual deberán:

Cascos
  • Responder a las condiciones existentes en el lugar de trabajo.
  • Tener en cuenta las condiciones anatómicas y fisiológicas y el estado de salud del trabajador.
  • Adecuarse al portador, tras los ajustes necesarios.

En relación con la protección individual de los trabajadores el empresario tiene las siguientes obligaciones generales:
  • Determinar los puestos de trabajo en los que deba recurrirse a la protección individual y precisar, para cada uno de estos puestos, el riesgo o riesgos frente a los que debe ofrecerse protección, las partes del cuerpo a proteger y el tipo de equipo o equipos de protección individual que deberán utilizarse.

Para la elección de los equipos de protección individual, el empresario deberá llevar a cabo las siguientes actuaciones:

  • Analizar y evaluar los riesgos existentes que no puedan evitarse o limitarse suficientemente por otros medios.
  • Definir las características que deberán reunir los equipos de protección individual para garantizar su función, teniendo en cuenta la naturaleza y magnitud de los riesgos de los que deban proteger, así como los factores adicionales de riesgo que puedan constituir los propios equipos de protección individual o su utilización.
  • Comparar las características de los equipos de protección individual existentes en el mercado con las definidas en el párrafo anterior.
  • Elegir los equipos de protección individual más adecuados, manteniendo disponible en la empresa o centro de trabajo la información pertinente a este respecto y facilitando información sobre cada equipo
    HerreroMortadelo

El empresario deberá informar a los trabajadores, previamente al uso de los equipos, de los riesgos contra los que les protegen, así como de las actividades u ocasiones en las que deben utilizarse. Asimismo, deberá proporcionar las instrucciones precisas sobre la forma correcta de utilizarlos y mantenerlos.

También debe garantizar la formación, organizando, en su caso, sesiones de entrenamiento para la utilización de equipos de protección individual, especialmente cuando se requiera la utilización simultánea de varios equipos de protección individual que por su especial complejidad así lo haga necesario.

En caso de riesgos múltiples que exijan la utilización simultánea de varios equipos de protección individual, éstos deberán ser compatibles entre si y mantener su eficacia en relación con el riesgo o riesgos correspondientes.

La determinación de las características de los equipos de protección individual deberá revisarse en función de las modificaciones que se produzcan en cualquiera de las circunstancias y condiciones que motivaron su elección.

Los equipos de protección individual están destinados, en principio, a un uso personal. Si las circunstancias exigiesen la utilización de un equipo por varias personas, el empresario debe adoptar las medidas necesarias para que ello no origine ningún problema de salud o de higiene a los diferentes usuarios.

protecaudit


  • Velar por la utilización de los equipos. Las condiciones en que un equipo de protección deba ser utilizado, en particular, en lo que se refiere al tiempo durante el cual haya de llevarse, se determinarán en función de:
  • La gravedad del riesgo.
  • El tiempo o frecuencia de exposición al riesgo.
  • Las condiciones del puesto de trabajo.
  • Las prestaciones del propio equipo.
  • Los riesgos adicionales derivados de la propia utilización del equipo que no hayan podido evitarse.
  • Asegurar el correcto mantenimiento de los equipos. La utilización, el almacenamiento, el mantenimiento, la limpieza, la desinfección cuando proceda, y la reparación de los equipos de protección individual deberán efectuarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Los trabajadores, con arreglo a su formación y siguiendo las instrucciones del empresario, tendrán las siguientes obligaciones:

mascarilla

  • Utilizar y cuidar correctamente los equipos de protección individual.
  • Colocar el equipo de protección individual después de su utilización en el lugar indicado para ello.
  • Informar de inmediato a su superior jerárquico directo de cualquier defecto, anomalía o daño apreciado en el equipo de protección individual utilizado que, a su juicio, pueda entrañar una pérdida de su eficacia protectora.

Última modificación: miércoles, 18 de abril de 2007, 23:53