INTRODUCCIÓN 3

Todos perciben el mundo desde la perspectiva de las ventanas de su propia casa cultural; y todos prefieren actuar como si las personas de otros países tuvieran algo especial (un carácter nacional), pero es la casa propia lo real, lo normal.
Desafortunadamente, no hay ninguna posición normal en los asuntos culturales. Ése es un mensaje incómodo, tan incómodo como fue la aseveración de Galileo Galilei en el siglo XVII cuando dijo que la Tierra no era el centro del universo." ( Geert Hofstede)

Esa casa a la que se refiere el párrafo de Geer Hofstede puede ser el microcosmos de nuestra aula y dentro de la misma cada una de las personas que individualmente la forman.
No son españoles, marroquíes, rumanos, senegaleses, almerienses o ecuatorianos, son niñas y niños con una vida que a veces tiene más cosas en común que diferencias, con familias e historias que si dejasemos entrar en nuestras aulas nos ayudarían a aprender sobre mundos externos e internos mucho más que ningún libro, ni enciclopedía ni las más poderosas tecnologías de la comunicación y de la información.
Última modificación: domingo, 18 de noviembre de 2007, 13:32