INTRODUCCIÓN

Puesto que, según Freire (1997), la única forma de aprender democracia es haciendo la democracia, se hace indispensable fomentar la participación de la comunidad en la escuela. Las Comunidades de Aprendizaje  viven un gran cambio en cuanto a las formas de comportamiento y estructuras organizativas habituales: todos/as aquí comparten la planificación, realización y evaluación de las actividades complementarias y extraescolares del centro; se consensúan las necesidades y se da cabida a todo tipo de opciones formativas que se consideren viables.

En esta línea de pensamiento, este proyecto entiende que todos los espacios del Centro pueden ser educativos y, en mayor medida, por razones obvias, las bibliotecas y las aulas de informática, que se ponen al servicio de la comunidad.

En los centros que han incorporado a familiares, alumnado y voluntariado en las comisiones de trabajo, se produce un incremento de la reflexión, la motivación y el aprendizaje del alumnado y de todos los agentes educativos. El hecho de actuar con otras personas desde una base de igualdad es una manera de aprender de aquellos/as con quienes discutimos y compartimos nuestras experiencias.

Esperamos tu participación en el curso haya resultado satisfactoria. Para quienes creemos firmemente en las utopías, viajar hacia el país de “vamos a probar algo nuevo”, sigue siendo vernos inmersos de uno u otro modo en este proyecto que está logrando tantos éxitos. Ojalá ahora tú también desees subir a la barca.
Última modificación: domingo, 16 de noviembre de 2008, 13:25