3. ¿Dónde y cómo integrar los recursos y materiales?

¿DÓNDE Y CÓMO INTEGRAR LOS RECURSOS Y MATERIALES?

Una vez establecidas las ideas previas y el hilo conductor que una nuestro proyecto de trabajo con el Proyecto Curricular, se impone realizar una primera previsión de los contenidos y actividades que se van a trabajar, así como buscar fuentes de información que permitan desarrollar y trabajar el proyecto. Para ello debemos plantearnos qué pretendemos que nuestro alumnado aprenda con el mismo.
Hay que ayudar y orientar a nuestro alumnado para seleccionar los recursos y fuentes que les permitirán obtener la información adecuada para dar respuesta a sus interrogantes. Cualquier recurso puede ser bueno, un vídeo que aporta un alumno o alumna, la biblioteca de la clase o del centro, la información oral (un cuento de un familiar, una persona experta en algo que viene y nos cuenta su experiencia, ...), la obtenida a través de Internet, ...Todo es válido.
En este punto la labor del profesorado es muy importante. Además de ayudar a nuestro alumnado a seleccionar las fuentes de información, hay que ayudarles a seleccionar la información encontrada, buscando que presenten novedades, planteen preguntas, busquen contradicciones, de modo que puedan crear nuevos conocimientos. Es indispensable contrastar esta información obtenida con las ideas previas que se recogieron anteriormente, así como con otras fuentes que nuestros alumnos y alumnos ya posean o puedan aportar y las que procedan de otras situaciones que tienen lugar en el ámbito escolar.
La recogida y clasificación de esta información debe realizarse creando un clima colaborativo y de implicación, entre todo el alumnado, sobre el tema que se está trabajando. Se trata de reforzar la conciencia de aprendizaje autónomo de la clase.
Puesto que en este curso se trata de aprender a trabajar por proyectos utilizando las TIC, una herramienta indispensable para buscar información es Internet, y para encontrarla nada mejor que un buen buscador como Google. En el bloque 3 hay información para aprender a utilizar adecuadamente esta herramienta. No olvidemos que una de las competencias básicas es la competencia digital y que nuestros alumnos y alumnas deben aprender a buscar y seleccionar información, para adquirir esta competencia. El procesador de textos, por otra parte, resulta una herramienta idónea para ir recogiendo esa información, resultado de la búsqueda.
Pero esta búsqueda de información no es un paso aislado, sino que debe ser permanente. Tras la elección de un tema de trabajo y la búsqueda y contraste de ideas previas, procede buscar información que dé respuesta a los interrogantes que se plantean, para poder organizar el trabajo que permita llegar a adquirir todo el conocimiento que nos hemos propuesto. Sin embargo, a lo largo del desarrollo del proyecto, surgirán nuevas preguntas y habrá que recurrir a nuevas búsquedas, por eso se trata fundamentalmente de seleccionar recursos y establecer procedimientos para que los miembros del grupo puedan volver a indagar las respuestas necesarias, en cada momento.
Hay que insistir en que los momentos que aquí presentamos no son momentos rígidos ni estáticos, no obedecen a fases fijas y predeterminadas que hayan de seguirse en el desarrollo de un proyecto. Éste debe ser algo dinámico, en continua evolución y adaptado a los avatares y propuestas que vayan surgiendo en el grupo.
Alguien podría pensar que en esta forma de trabajo el maestro o maestra poco o nada tiene que hacer, que queda casi al margen de todo y que los alumnos y alumnas actúan por sí solos. Nada más lejos de la realidad, la habilidad de cada profesor o profesora para encauzar sutilmente y sin imponer el funcionamiento y los trabajos del grupo, es indispensable para obtener resultados satisfactorios. Hay que ser imaginativos si queremos despertar la imaginación. Hay que ser creativos si queremos desarrollar la creatividad.

Última modificación: miércoles, 11 de marzo de 2009, 09:23