4. ¿Un proyecto también se planifica?

¿UN PROYECTO TAMBIÉN SE PLANIFICA?

Uno de los "fantasmas" que giran en torno al trabajo por proyectos es la falsa idea de que éstos se van desarrollando por sí solos y no necesitan una planificación previa. Desde ahí, muchas personas se pueden sentir liberadas, por considerar que es lo que buscaban: frente a la estructura totalmente cerrada que nos aporta el trabajo con libros de texto, ésto permitiría que "fluyesen" todas las capacidades de nuestros alumnos/as sin más y nuestra misión sería la de ir realizando una "programación" una vez hechas las actividades y obtenidos los resultados.

Esta falsa idea es lo que provoca en otro grupo de personas, el rechazo para enfrentarse a un trabajo en el que no habrá objetivos, contenidos, actividades. "¿Cómo sabré si en un curso escolar he cumplido los objetivos que me correspondían en mi nivel o en mi área?"

Evidentemente, tal y como hemos comentado, este planteamiento no es el verdadero cuando nos enfrentamos a un proyecto.

Cada proyecto requiere una planificación seria ( no por ello dificultosa) y a la vez flexible.

Hemos hablado de las formas posibles en las que se puede iniciar el trabajo. Si somos nosotros los que hemos determinado el tema, con antelación, podremos prepararlo. Si ha partido de nuestros/as alumnos/as esta planificación se realizará en los primeros días de trabajo.
El llevar a cabo la planificación de un proyecto, a modo de estrategia, es diferenciar entre lo que yo como maestra/o debo de conocer, tener accesible, tener preparado, ... y lo que los alumnos van a realizar.
Aunque pueda parecer lo mismo son dos cosas distintas en cualquier propuesta de trabajo globalizada, y más en los PT.
Tampoco los PT son actividades y dinámicas que se secuencian bajo la ausencia de un fin educativo, al contrario de lo que muchas veces se pueda creer, pues los PT tienen una alta carga de organización de los tiempos, espacios, y gestión de los ritmos de aprendizaje dirigidos por una orientación pedagógica lógica. Pero en ningún caso cerrada o rígida, ahí la diferencia entre lo que diseño/pienso/elaboro/creo y lo que los alumnos colaboran/realizan/hacen...

Para comenzar es importante marcar unos objetivos que creemos posibles trabajar en ese tema, así como contenidos relacionados con el mismo. Podemos marcarnos unas actividades tipo que sabemos que posiblemente surgirán : redacción de textos, lectura, un exposición, un dossier, una salida...

Ello nos aportará seguridad, una guía, pero a la vez, permanecerá totalmente abierta y se podrá ir completando a lo largo de todo el proceso con aquello que haya ido surgiendo y consideremos importante llevar adelante ( la experiencia nos irá aportando ese "olfato" para saber qué dejar en el camino y qué incorporar porque pueda ser muy provechoso).

Esta parte de la planificación nos corresponde a nosotros/as pero igual de importante , como ya hemos comentado, es la planificación que deben realizar nuestros/as alumnos/as. Ellos /as deben tener claro cual es la finalidad del proyecto ( aprender más sobre una cultura, ser vivo, un tema; investigar un mecanismo o funcionamiento de un objeto; experimentar y obtener conclusiones; estudiar propuestas y decisiones antes de optar por algo en el aula....) . Conociendo la finalidad pueden aportar propuestas de trabajo, modos de organización, puntos para ir desarrollando el proyecto, temporalización del mismo (este punto se realizará mejor con los de primaria). Así mismo, durante todo el proceso podrán ir evaluando si van encaminados hacia su objetivo, en qué están "atascados", si merece la pena cambiarlo.

Lo interesante es darle esa oportunidad real de participación y verdadera escucha




Última modificación: jueves, 12 de marzo de 2009, 09:23